Día de los Abuelos

Hoy, 26 de julio, día de san Joaquín y santa Ana, padres de la Virgen María y abuelos de Jesús, es el Día de los Abuelos. Por ello, Google dedica el Doodle del día a esta fecha tan especial.

Los abuelos tradicionalmente han sido esos familiares afables y cariñosos que les consentían todo tipo de licencias a los niños que los padres les censuraban. En la infancia, el hecho de Ir a la casa de los abuelos, sobre todo los fines de semana y vacaciones era el momento perfecto para disfrutar de su afecto y de que los niños aprendieran historias “muy antiguas”, a veces fascinantes, otras mortalmente aburridas, que los abuelos cuentan a sus nietos.

Uno de esos primeros aprendizajes consisten en asumir que los abuelos, esos señores mayores de pelo cano, habían sido jóvenes, como los niños a los que cuentan las historias. Otro aprendizaje vital que los abuelos enseñan sin querer a los nietos es algo más triste y tiene que ver con el primer contacto que muchos de estos nietos tienen con la pérdida de un ser querido.

Los abuelos, cada vez más relevantes en la sociedad española

Ahora, y sobre todo a partir de la crisis económica, los abuelos han alcanzado un mayor protagonismo en la sociedad española, echando una mano determinante a los sufridos padres, prácticamente criando a los nietos. Según una reciente encuesta del grupo Mémora, casi uno de cada cuatro abuelos en España están todos los días con sus nietos, ya sea para llevarlos o traerlos del colegio, ya para darles de comer o cenar.

La cifra se incrementa a casi el 40% si no son todos los días pero sí varias jornadas a la semana. Si nos atenemos a esta encuesta, el 90% de los sufridos abuelos están contentos de poder cuidar a los nietos, ayudando, a su vez, a los hijos. Ahora bien, también existe otra figura menos idílica, la del abuelo “esclavo”. Minoritarios, según el informe, pues sólo el 3,4% de los mayores se consideran estar en esta situación, el fenómeno consiste en que los patriarcas tienen la sensación de no tener otra alternativa en la vida que cuidar de sus nietos, abandonando sus relaciones sociales y desarrollando episodios de estrés.

Por todo ello, y por la relevancia que han adquirido estas entrañables personas en los últimos años no sólo no está de más la efemérides sino que a muchos de ellos habría que hacerles un monumento.

Fuente:http://www.marca.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *