Trabajemos por la inclusión.

Hoy, Día Mundial del autismo os adjuntamos este artículo escrito por M.Eugenia Pérez, que nos parece de interés para trabajar la inclusión y reforzar algunas actitudes para dejar “crecer” a nuestros hijos e hijas.

Las familias y lel profesorado ¿nos hemos parado a pensar en lo importante que es que los niños y niñas “CREZCAN”? ¿Por qué muchas veces impedimos y relentizamos su desarrollo y crecimiento? ¿Somos consciente de ello? ¿Qué podemos y debemos hacer?

Estas preguntas no son nuevas para mí. Es más, yo diría que me acompañan desde que empecé a trabajar, y tal vez por ello, creo que siempre he potenciado el “crecimiento” de todos los niños/as de la escuela y he tratado de tener una forma diferente de gestionar mi relación con el alumnado, profesorado y familias.

*Autonomía.

Desarrollar y fomentar la autonomía en los niños/as en general y en los que presentan diversidad funcional en particular, es una obligación que tenemos todos, familia, profesorado y sociedad, si queremos que cada chico/a desarrolle al máximo sus capacidades y competencias.

La falta de autonomía limita todos los campos de la vida cotidiana: personal, social, cultural y laboral y también la normalización y la inclusión.

Por ello, es muy importante que todos trabajemos coordinada y sistemáticamente, para que cada niño/a, desde una edad muy temprana, sea capaz de ser lo más autónomo posible, dentro de sus limitaciones y no escudarse en ellas, para no avanzar.

He podido observar en mis años de docencia en Infantil y Primaria y también a día de hoy, en diferentes entornos, en la entrada a la Escuela de Infantil, cuando voy a la piscina y veo la salida del alumnado del colegio, etc, como las relaciones que se establecen entre los hijos y su familia, en muchas ocasiones, están asociadas a la sobreprotección y la falta de autonomía.

*Muchos padres y madres:

  • Llevan al alumnado de infantil desde que se bajan del coche hasta el centro, un recorrido de unos pocos metros, en brazos.
  • Llevan las mochilas de sus hijos y/o las arrastran, desde su casa al colegio.
  • Les llevan siempre en coche hasta la misma puerta del centro, aunque vivan cerca.
  • No dejan tiempo para que el niño/a se ponga o se quite sólo alguna prenda de vestir, se ate los cordones de los zapatos, etc.
  • Aunque sean ya más mayores, los llevan permanentemente de la mano…

 

Otras dificultades por la falta de autonomía en los chicos/as con NEE, lleva a que:

  • Muchos chicos/as no tengan autonomía en los desplazamientos, sean cercano o lejanos, por el miedo que les produce a las familias dejarlos salir. Están limitando las posibilidades presentes y futuras de socialización, ocio, etc
  • No sean autónomos a la hora de manejar el dinero en cualquier ámbito de la vida.
  • No sean capaces de controlar y gestionar el tiempo.
  • Tengan miedo de ir a las excursiones…

*Desarrollo afectivo-emocional.

El ámbito afectivo-emocional es otro terreno difícil de gestionar para las familias con hijos con NEE, a veces, porque ni se lo plantean, otras, porque no quieren ver que sus hijos/as se hacen mayores y otras, porque de alguna manera, han asumido desde mi punto de vista erróneamente, un proteccionismo e infantilismo muy perjudicial para su desarrollo como persona y para su inclusión social y laboral.

Las familias y los profesores tienen que fomentar y trabajar en la autonomía afectiva para que los chicos/as adquieran una buena competencia emocional.

Este aspecto tan importante, queda muchas veces en el olvido porque muchas familias y profesores ni siquiera conocen la importancia que tiene.

La gestión de los sentimientos, las emociones y los conflictos, a veces se realiza de una forma poco adecuada. Me he encontrado incluso en secundaria, con chicos/as que no se sienten felices por temas nimios a los que les suelen dar una importancia desmedida y eso les provoca pataletas, enfados y rabietas de niños pequeños, que no favorecen su inclusión.

Otro tema muy importante es el fomento de la socialización desde las edades más tempranas. Tenemos que facilitarle al alumnado con NEE, las herramientas que le ayuden a su inclusión. A medida que los chicos van creciendo y llegan a la adolescencia, se hace más difícil la pertenencia al grupo, por ello, es fundamental trabajarla desde las edades más temprana.

Cuando hablamos de autonomía, tenemos que contemplar la autonomía de forma global y en todos los aspectos y trabajarla de forma sistemática tanto en casa, como en la escuela y de forma coordinada familia-escuela.

*Responsabilidad.

Independientemente del nivel educativo, porque incluso en secundaria sucede en múltiples ocasiones, muchas familias se convierten en agendas, ya que están permanentemente detrás de sus hijos para que hagan las distintas tareas escolares y no escolares. También les llevan al centro los materiales que se dejan en casa, las autorizaciones o acuden al centro por las tardes a buscar las prendas de vestir que se dejan olvidadas…

Se convierten también, en sus taxistas, en sus abogados defensores, en sus mayordomos... Las familias en muchas ocasiones no dejan o impiden que sus hijos asuman sus responsabilidades. He podido comprobar, cómo en cuanto a un chico/a se le retira su móvil por un uso inadecuado en clase, su familia no tarda ni media hora en estar en el centro a recoger el móvil.

Fomentar y trabajar la responsabilidad desde las edades más tempranas es fundamental para hacer que los chicos/as sean en la edad adulta, personas responsables.

*Vida cotidiana.

Vaya por delante que cada familia tiene libertad para vestir a sus hijos/as como quiera, comprarles el tipo de materiales escolares que deseen… pero…

En esta ocasión la reflexión gira en torno al alumnado con NEE. He podido ver en multitud de ocasiones y a lo largo de los años, como muchas familias siguen peinando y vistiendo a sus hijos/as como si siempre tuvieran 8 años. Les compran las mochilas, agendas, lápices o bolígrafos de niños/as pequeños, cuando ya están en secundaria. Incluso lo observo en hombres y mujeres adultos de más de 20 años, cuando los veo por la calle o en algún centro ocupacional.

¿No es necesario que los chicos/as con NEE se vistan, peinen y lleven los complementos y materiales con arreglo a su edad?

Con respecto al profesorado también es necesario que reflexionemos y los “dejemos crecer”.

Tenemos que evitar la sobreprotección e infantilización que en multitud de ocasiones se producen en las aulas y en el centro educativo. Quiero pensar que lo hacemos siempre sin darnos cuenta.

Debemos pensar antes de actuar, si lo que hacemos y cómo lo hacemos, está fomentando la aceptación, la valoración, el respeto, la autonomía, la responsabilidad, etc, porque somos modelos y referentes en los que el alumnado se fija. De nuestra actitud y mirada, depende mucho las interacciones y la inclusión dentro y fuera del aula.

Cuando voy de excursión o al teatro con el alumnado, observo y veo situaciones que desde mi punto de vista, no son acertadas porque no ayudan a la autonomía. Creo que deberíamos cambiarlas. Un ejemplo: el alumnado con NEE no va en la fila con su compañero/a, sino delante y de la mano de la profesora.

Los profesores/as, a veces, tenemos una “mirada de pena” que no creo que sea consciente, que nos lleva a afrontar las distintas situaciones escolares de forma inadecuada. Comentarios como “pobrecito”, “si es que tiene”… están limitando las posibilidades de avance.

En otras ocasiones, la respuesta que se da a los distintos comportamientos incorrectos que puede tener el alumnado con NEE, está basada en su discapacidad más que en su capacidad.

Las expectativas a nivel escolar y personal muchas veces, entorpecen el crecimiento, porque también se basan en la discapacidad.

Y desde mi punto de vista, tal vez sería conveniente que el profesorado PT y AL, en vez de referirse al alumnado con NEE como “mis niños”, los llamara por sus nombres y dijera “los niños con los que trabajo”.

Todas estas reflexiones me las sigo haciendo cada día porque no quiero que se me olvide nunca, que todos juntos, cada día

¡¡¡DEBEMOS AYUDARLES A CRECER!!!

¡¡¡Es necesario “dejarlos crecer” y que cambiemos la mirada, para verlos como niños cuando aún lo son y como adultos, cuando dejaron de serlo!!!

Fuente:mavensol.blogspot.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *