25 formas de preguntar ¿cómo ha ido el día en cole?.

Este año, Simon está en quinto de primaria y Grace en segundo, y todos los días les pregunto: ¿Cómo ha ido el día en el colegio?

Y todos los días me dan respuestas como “bien”, pero a mí me sabe a poco.

Así que la otra noche me puse a hacer una lista de preguntas más concretas para hacérselas al volver de la escuela. No son perfectas, pero por lo menos consigo que me contesten con oraciones completas, y algunas han dado lugar a conversaciones muy interesantes, a respuestas cómicas y a visiones más profundas de lo que mis hijos piensan y sienten acerca de la escuela.

■ 1. ¿Qué es lo mejor que te ha pasado hoy en el colegio? ¿Qué es lo peor que te ha pasado hoy en el colegio?.
■ 2. Cuéntame algo que te haya hecho reír hoy.
■ 3. Si pudieras elegir, ¿con quién te gustaría sentarte en clase? (¿Con quién NO te gustaría sentarte y por qué?).
■ 4. ¿Cuál es el mejor lugar de la escuela?
■ 5. Dime una palabra rara que hayas oído hoy (o algo raro que alguien haya dicho).
■ 6. Si llamara hoy a tu maestra, ¿qué me diría de ti?
■ 7. ¿Has ayudado a alguien hoy? ¿Cómo?
■ 8. ¿Alguien te ha ayudado a ti? ¿Cómo?
■ 9. Dime algo que hayas aprendido hoy.

■ 10. ¿Qué es lo que te ha hecho más feliz hoy?
■ 11. ¿Qué es lo que te ha parecido aburrido?
■ 12. Si una nave de alienígenas llegara a tu clase y se llevara a alguien, ¿a quién querrías que fuera?
■ 13. ¿Hay alguien con quien te gustaría jugar en el recreo y con el que nunca hayas jugado?
■ 14. Cuéntame algo bueno que te haya ocurrido hoy.
■ 15. ¿Cuál es la palabra que más ha repetido el maestro hoy?
■ 16. ¿Qué crees que deberíais hacer más o aprender más en la escuela?
■ 17. ¿Qué crees que deberíais hacer menos o aprender menos en la escuela?
■ 18. ¿Con quién crees que podrías ser más simpático en clase?
■ 19. ¿Dónde juegas más en el recreo?
■ 20. ¿Quién es la persona más divertida de la clase? ¿Por qué es tan divertida?
■ 21. ¿Cuál ha sido tu parte favorita de la comida?
■ 22. Si mañana fueras tú el maestro, ¿qué harías?
■ 23. ¿Hay alguien en tu clase que necesite tiempo muerto?
■ 24. Si pudieras cambiarle el sitio a alguien de tu clase, ¿con quién lo harías? ¿Por qué?
■ 25. Dime tres momentos diferentes en los que hayas utilizado el lápiz hoy.

Hasta ahora, mis respuestas favoritas proceden de las preguntas 12, 15 y 21. Las preguntas como la de los extraterrestres dan a los niños la oportunidad de decir sin problema a quién no les gustaría tener en clase, y abren la puerta a la discusión, a la posibilidad de descubrir razones y problemas ocultos de los que antes no tenías ni idea.

Las respuestas que obtenemos a veces son realmente sorprendentes. Cuando les hice la pregunta 3, descubrí que uno de mis hijos ya no quería sentarse al lado de su mejor amigo en clase, no por un deseo de crueldad o discriminación, sino por la esperanza de poder trabajar con otros niños.

Post de Liz Evans / Publicado en Simple Simon and Company.

5 Habilidades de Inteligencia Emocional que todos podemos desarrollar.

Saber relacionarse, escuchar, tomar decisiones acertadas, manifestar sentimientos, manejar emociones y  ser  empáticos y asertivos, son habilidades que hacen la vida mucho más amena y son las vías para lograr el éxito y la felicidad en todos los aspectos de la misma (personal, familiar, laboral, social).

 Daniel Goleman, unos de los principales expositores de este concepto, afirma que “si bien una parte de estas habilidades pueden venir configuradas en nuestro equipaje genético, y otras tantas se moldean durante los primeros años de vida, la evidencia respaldada por abundantes investigaciones demuestra que las habilidades emocionales son susceptibles de aprenderse y perfeccionarse a lo largo de la vida, si para ello se utilizan los métodos adecuados”.

 Así que todos en nuestro camino de mejora personal, podemos trabajar en estas habilidades:  

1. Autocontrol, el dominio de uno mismo

Es la capacidad de controlar emociones y evitar que dominen la situación; es no actuar por impulsos. También se refiere al hecho de no tomar decisiones en momentos de alta tensión, euforia, ansiedad o desespero.

“La capacidad de pensar, de planificar, concentrarse, solventar problemas, tomar decisiones y muchas otras actividades cognitivas indispensables en la vida pueden verse entorpecidas o favorecidas por nuestras emociones. Así pues, el equipaje emocional de una persona, junto a su habilidad para controlar y manejar esas tendencias innatas, proveen los límites de sus capacidades mentales y determinan los logros que podrá alcanzar en la vida” (Daniel Goleman, Inteligencia Emocional, Editorial Kairós).

 2. Autoconocimiento

El autoconocimiento es la base de una alta inteligencia emocional, pues permite el autocontrol y la comprensión de sí mismo, las cuales a su vez, son las vías principales para establecer objetivos de mejora.

 3. Pensamiento positivo

El entusiasmo, positivismo y motivación propia, son estímulos necesarios para el éxito. Es como dice Goleman, “canalizar las emociones hacia un fin más productivo”.

Este pensamiento positivo se pone a prueba en las situaciones más espinosas: es ahí cuando perseverar, hacer frente a los contratiempos y asumir una actitud optimista, demuestran “el gran poder de las emociones como guías que determinan la eficacia de nuestros esfuerzos”.

 Este punto también contempla el hecho de evitar quedarse estancado en las malas experiencias del pasado, y al contrario, saber pasar la página, dejarlas atrás para emprender con entusiasmo nuevos caminos sin rencores, negativismo, deseos de venganza, rabia, etc. 

4. Empatía, ponerse en el lugar del otro

La empatía es hoy en día, una de las actitudes psicológicas más valoradas por las empresas. Esto se debe a que las personas empáticas gozan de buenas relaciones interpersonales favoreciendo el trabajo en equipo y el liderazgo. También es fundamental en la vida familiar, pues propicia una convivencia armoniosa entre los miembros. 

Es la habilidad de ponerse en el lugar del otro para entender sus necesidades, sentimientos y problemas. Para lograrlo se requiere escuchar activamente a las personas y captar sus emociones, para así obtener una relación cercana y comprensiva. La empatía permite la comprensión de las emociones y actos ajenos sin tener que estar de acuerdo necesariamente.

Esta virtud requiere también aprender a alejarse del “yo” –mis excusas, razones, ideas, pensamientos- para pensar desde la óptica del otro. Este aprendizaje hace que se amplíen las percepciones y se evite juzgar a los demás cegándose en un punto de vista.

5. Asertividad

Olga Castanyer autora del libro ´La asertividad: expresión de una sana autoestima´ explica: “La persona asertiva conoce sus propios derechos y los defiende, respeta a los demás, por lo que no piensa ganar en una disputa o conflicto sino que busca de forma positiva los acuerdos (La asertividad: expresión de una sana autoestima. Ediciones Desclée de Brouwer, 1997).

También es propio de la conducta asertiva, saber identificar el momento más propicio para defender los pensamientos personales, habrán circunstancias en que lo mejor será permanecer en silencio.  

En resumen, el reto de la inteligencia emocional es lograr una armonía entre nuestro pensar y nuestro sentir. Así como lo explica Daniel Goleman en su libro: “En muchísimas ocasiones, estas dos mentes mantienen una adecuada coordinación, haciendo que los sentimientos condicionen y enriquezcan los pensamientos y lo mismo a la inversa. Algunas veces, sin embargo, la carga emocional de un estímulo despierta nuestras pasiones, activando a nivel neuronal un sistema de reacción de emergencia, capaz de secuestrar a la mente racional y llevarnos a comportamientos desproporcionados e indeseables”.

 Por eso, estas cinco habilidades que están al alcance de todos, representan enormes beneficios para nuestra vida, vale la pena trabajar en ellas.  

Fuente: lafamilia.com

Colección de Guías para el desarrollo de 0-12 años

Os adjuntamos una presentación publicada en Orientación andujar, de la serie titulada Mira quien crece  dedicada a las claves básicas del desarrollo infantil y juvenil y orientaciones a las familias para favorecer este proceso en el ámbito físico, intelectual y emocional.mira-quien-crece

El recurso se centra en las distintas etapas, pudiendo elegir una guía para cada edad.

Hay un breve capítulo en la historia de la mayoría de niños y niñas que con el tiempo se suele olvidar. Apenas dura un rato, pero resume muchas cosas a la vez. Es ese en el que el equipo del hospital en el que ha tenido lugar el nacimiento entrega con una sonrisa a los papás toda la responsabilidad con respecto a su retoño. A partir de entonces ya no dispondrán de un encantador personal técnico que les ayude con sus dudas y vacilaciones. La familia se despide del equipo de doctores y enfermería y en apenas unos minutos ya está en la calle, puertas afuera del hospital. Es como soltar amarras y empezar una nueva singladura.

La ilusión y la alegría se mezclan con algo parecido al vértigo. ¡Bienvenidos a esta sensación! Por muchos mapas y herramientas de navegación que madres y padres llevemos a bordo en forma de consejos de familiares y amigos, libros, sentido común, etc., nunca estaremos seguros de saber hacer las cosas del todo bien. Es decir, de no equivocarnos. Esa mezcla de ilusión, incertidumbre y miedos será ya nuestra compañera para toda la vida. Sobre todo, hasta que ese muñeco que llevamos en brazos se convierta en un adulto probablemente más alto que nosotros. Parece que todavía falta mucho para eso, pero luego el tiempo pasa volando…

Guía de 2-3 años

Guia de 3-4 años

Guía de 5-6 años

Guía de 6-8 años

Guía de 8-10 años

Guía de 10-12 años

 

Fuente:Orientacionandujar

Estereotipos en los cuentos infantiles clásicos.

Os reproducimos un artículo que consideramos de interés, y que nos puede ayudar a reflexionar sobre los estereotipos que reproducimos de forma insconsciente a la hora de contar cuentos.

Los personajes de los cuentos infantiles llevan implícitos una serie de estereotipos para diferenciar el bien del mal dentro de un marco cultural determinado cargados de sexismo.  A pesar de las adaptaciones que se han ido llevando a cabo a lo largo de los años, los roles de los personajes muestran unas características y valores muy estancados a través de las descripciones y acciones de estos en los textos infantiles. Asimismo, los personajes ofrecen un gran carácter moralizador que marca tendencia en las actitudes y valores de los más pequeños.estereotipos-cuentos-infantiles

 Además de estas características, también debo hacer hincapié en las diversas escenas cotidianas que ocurren en estos mundos de fantasía. En ellas, los personajes también marcan de nuevo sus estereotipos desnivelados en cuanto a género se refiere que, a su vez, son absorbidos y vistos con normalidad por las niñas y los niños que leen o escuchan las historias, tomando todo esto como modelo a seguir.

Por tanto, podemos diferenciar los roles marcados como perfiles físicos, perfiles emocionales y acciones o trabajos desempeñados por los distintos personajes.
Para darle forma, voy a poner distintos ejemplos de los personajes más conocidos de los cuentos:

      Por empezar con uno de ellos, la figura del príncipe suele representarse como un hombre fuerte, valiente, apuesto, guapo, en definitiva, un héroe. Su trabajo fundamental es encontrar a una desvalida princesa, y para ello, tendrá que luchar contra las fuerzas del mal para conseguirla como premio.

        La princesa de los cuentos es siempre muy bella, delicada, una persona que tiene poca autonomía y bastante dependencia. Siempre tiene algún problema con alguna bruja/madrastra. Se dedica normalmente a los cuidados del hogar y espera a ser rescatada por un apuesto príncipe.hada-de-los-cuentos                                                                 

   Por otra parte, la madrastra presenta habitualmente la destrucción de la familia. Suelen ser personas llenas de odio, rencor y apatía. La preocupación de las madrastras de los cuentos suele ser aprovecharse de los demás.

  La bruja es un ser feo y repugnante. Representa el mal personificado en una mujer. Se dedica a ser la villana que siempre va a por la princesa por envidia. Normalmente termina siendo destruida por su propio mal.

  Las niñas y los niños desamparados acostumbran a ocuparse de sus hermanos menores. Son supervivientes de algún hecho fatídico familiar. Sin embargo, las niñas suelen adquirir el rol de madre y ama de casa, mientras que ellos defienden habitualmente a sus seres queridos de villanos. Por tanto, tenemos dos tipos de héroes: la heroína sumisa y el héroe de acción.

    El hada casi siempre es una mujer mayor. Suele representar el amor de una madre. Utiliza la magia para proteger a las princesas y a los príncipes contra las malvadas, brujas y demás criaturas perversas.

    A grandes rasgos, lo que podemos sacar en claro de estos personajes es que las chicas frecuentan los papeles de amas de casa, madres, criadas, sumisas, personas dependientes si el personaje es bondadoso. Si por el contrario fuese un ser malvado, además de jugar un papel que personifica la mismísima crueldad, se representa bajo un aspecto de fealdad y repugnancia… Sin embargo, los chicos adquieren unas características totalmente distintas: actúan con valentía, con seguridad, con fortaleza, con independencia y salen de casa para combatir la maldad en un mundo lleno de aventuras.

 Teniendo en cuenta todo esto, es indudable que los cuentos infantiles son una herramienta de transmisión cultural de una fortaleza incalculable. A través de estas historias, estamos enseñando a nuestros peques   una serie de valores al igual que unos ejemplos de comportamiento que asimilan de forma sencilla reproduciendo estos estereotipos cargados de sexismo.

Todo esto implica que, a nivel psicológico, las niñas que destacan porque tienen una identidad más aventurera o los niños que tengan un sentido de la sensibilidad más acentuado (por poner un par de ejemplos), sean señalados socialmente e, incluso, muchos de ellos y ellas quizás no sepan encajar estas críticas provocando un exceso de preocupación y de cuestionamiento hacia su propia persona.

De nuevo los adultos  juegan un papel importante para el buen desarrollo de nuestr@s peques. Esta clase de historias que encontramos en cuentos escritos  y medios de comunicación realmente no aporta toda la objetividad que debería, ya que tanto los niños como las niñas deben ser tratadas como individuos únicos, con características propias, no como seres que reproducen los valores aprendidos e impuestos por la sociedad.

   Para terminar me gustaría subrayar que en cualquier parte del mundo encontramos a personas con distintas características que enriquecen la diversidad de nuestro planeta. Es fundamental para el desarrollo de cada individuo que permitamos y nos permitan ser como queramos, sin imposiciones ni críticas que impidan el desarrollo de nuestra propia identidad.

  Contar  cuentos clásicos   está genial. Si además inducimos a nuestras hijas y nuestros hijos a desarrollar un carácter crítico mientras que los leemos, les enseñaremos a construir una personalidad propia fuerte y con una gran autoestima que vaya eliminando las discriminaciones que se aprenden a través de estas historias infantiles.  

Fuente: cuentosencantamagicos.com