Guía para el uso inclusivo del lenguaje.

El lenguaje es el instrumento desde el que se produce la organización del pensamiento y desde el que se aprenden los cóUso_no_sexista_del_lenguaje-69b46digos y las normas para la comunicación; en definitiva, es el elemento fundamental en la construcción de la cultura. El lenguaje define el “yo”, lo que nos rodea, nos conforma. Lo utilizamos según lo necesitemos y así es cómo lo creamos.

Desde estas y otras muchas premisas la Federación Mujeres Jóvenes presenta esta guía sobre el uso no sexista del lenguaje, que desde él, desde nuestra forma de vida, nuestros estudios, investigaciones, conversaciones, lecturas y escrituras construimos el mundo que nos rodea y en el que vivimos; a través del lenguaje nos comunicamos y establecemos nuestras relaciones… y sólo cuando nos expresemos y nos reconozcamos de igual a igual empezaremos a vislumbrar, diferenciar y conseguir esa igualdad real que tanto deseamos y por la que apostamos.
Si no se nos nombra, no se nos ve.

Es por esta razón que desde Federación Mujeres Jóvenes reivindican un uso inclusivo del lenguaje, donde se nombre a las mujeres y nos facilitan  esta Guía, que se puede descargar gratuitamente en su web en la sección de materiales/listado de materiales/Guías, con alternativas correctas gramaticalmente para un lenguaje no excluyente.

 

’Guía para madres y padres con hijas adolescentes que sufren violencia de género’.

Presentación de Guía para familias

La delegada del Gobierno andaluz, Ana Cobo, junto la coordinadora provincial del IAM, Beatriz Martín, ha participado en el acto, que también ha contado con la presencia del alcalde torreño, José Ruiz. En él, se ha profundizado en los pormenores de este manual que tiene por objeto ayudar a padres y madres de jóvenes a detectar a tiempo y saber cómo y cuándo actuar ante un caso de violencia machista.Guia familias adolescentes

El 29,4 por ciento de las mujeres de entre 15 y 19 años de todo el mundo ha sido maltratada por su pareja, según datos de la Organización Mundial de la Salud, según ha comentado Cobo, quien ha incidido en los casos de violencia de género en adolescentes a través de vías como las nuevas tecnologías y las redes sociales. “Hablamos del control tecnológico, que está tan extendido en la adolescencia y que no levanta sospechas, sin olvidar que la inmensa mayoría de las víctimas adolescentes sufre violencia sexual camuflada por el “falso consentimiento”, ha manifestado.

Ante esta situación, ha resaltado la importancia de que los progenitores estén alerta para detectar estos casos cuanto antes. Para ello, ha valorado la existencia de las herramientas que ofrece el IAM “para que sepan reconocer y cómo actuar ante estos hechos”.

Igualmente, Cobo se ha referido a la elección de Torreperogil para acoger la presentación de esta guía del IAM, punto en el que ha considerado que es un municipio muy comprometido con la igualdad de género y en la lucha contra la violencia machista.

El material

El material, editado en formato digital y disponible en la web del IAM, cuenta con un cuaderno de iniciación para las familias, así como con una guía más detallada, dirigida a personas expertas que trabajen en este ámbito o que tengan interés en profundizar aún más en la materia. Tanto el cuaderno como la guía buscan fomentar una estrategia de actuación común y coordinada para familias y profesionales, con el fin último de lograr la recuperación integral de las víctimas adolescentes, prevenir recaídas y fomentar futuras relaciones sentimentales sanas e igualitarias.

El cuaderno posee una parte introductoria en la que se empatiza con las familias y en la que se explica el concepto de violencia de género y el largo, pero posible, proceso para salir de ella. A partir de ahí, se ofrecen claves para detectar el maltrato en cualquier momento, y se abordan las reacciones naturales de las familias, señalando cuáles de ellas son inadecuadas a la hora de ayudar a su hija (intentar controlarla, avergonzarse, reprocharle o enjuiciarla, o hablar con el agresor o sus familias, entre otras).

El documento ofrece, además, una lista de recomendaciones para actuar con la víctima. Entre ellas cobran especial relevancia hacerle sentir escuchada, mostrar cercanía, garantizar la confidencialidad, confiar en ella, hablar de la situación de violencia o abuso que vive sin atacarle a él si ella no lo hace, invitarle a recurrir a especialistas si está receptiva, reforzar los pasos que ella proponga para salir de la situación, respetar sus tiempos si ella no quiere aún romper la relación y no corre peligro o ayudarle a hacer un plan de actuación, entre otras.

Primeros auxilios psicológicos

Por otra parte, la guía incluye una lista de primeros auxilios psicológicos para la actuación más inmediata a fin de combatir el posible aislamiento que esté sufriendo la joven, buscar soluciones a los problemas de seguridad, minimizar riesgos tecnológicos como el compartir claves, explicarle el ciclo de la violencia o buscar ayuda profesional.

Asimismo, ofrece un apartado más extenso con las estrategias a medio y largo plazo para apoyar la recuperación, en las que cobran relevancia la búsqueda de apoyo profesional para ella y las familias, el refuerzo de los vínculos familiares y de la comunicación, la creación de una red de apoyo o evitar el apagón tecnológico.

El documento, para sensibilizar a las familias sobre el proceso, aborda también las posibles recaídas y recoge información sobre los recursos existentes para pedir ayuda y apoyo, como el 016, el teléfono de información y asesoramiento a la mujer de la Junta (900 200 999), los centros provinciales del IAM, los centros municipales, el Servicio de Asistencia a Víctimas de Andalucía (SAVA), así como sobre los las aplicaciones móviles disponibles en la red y dirigidas a las jóvenes (APP DetectAmor).

Guia para familias de adolescentes víctimas de violencia de género.

El valor educativo de los cuentos.

Los cuentos forman parte del  desarrollo cultural y evolutivo desde nuestros primeros años. Se adhieren a nuestra mcuentosemoria y son un referente más o menos consciente en nuestro comportamiento cotidiano.

La lectura de un cuento, potencia el desarrollo de todas las capacidades del niño y la niña facilitando que los pequeños vivan esta situación con gozo, interés y placer.

El valor educativo  del cuento se puede  resumir en estos aspectos:
• Se logra un ambiente distendido en la clase y en la familia al trabajarlo.
• Se consigue una corriente de confianza entre la maestra o maestro y  su alumnado, y entre las familias y los hijos/as. 
• Busca soluciones simbólicas a problemas que le inquietan.
• Ayuda a asimilar valores y actitudes a través de los personajes.
• Ayuda a proyectar sus miedosangustias.
Desarrolla la imaginación y el espíritu crítico.
• Desarrolla el lenguaje, no sólo en su aspecto comunicativo sino  también en el estético y creativo.
• Favorece el desarrollo social en cuanto que le permite comprender roles y valores.
• Es un vehículo de la creatividad:a través de él podrán inventar nuevos cuentos o imaginar y crear personajes.
• Pone en contacto al niño y a la niña con la realidad.
. Favorece el proceso de evolución de la personalidad del niño y de la niña.
• Lo inicia en un código moral: Concepto del bien y el mal.

  • Favorece momentos de diálogo y encuentros afectivos entre el niño/a y el adulto y entre el niño/a y sus iguales.

Una característica del cuento es el carácter mágico que los envuelve, la magia cuentos y marionetases inherente al cuento sea  un cuento tradicional o un cuento actual y lo mágico de los cuentos cobra fuerza en la imaginación de los pequeños permitiéndole, a través de su fantasía, inventar y modificar su  entorno.

El cuento, como otros materiales didácticos que manejamos, es también transmisor de valores; a través de ellos nuestro alumnado y nuestros hijos e hijas van configurando una determinada visión del mundo. Es pues importante pararnos a reflexionar sobre cuáles son esos valores implícitos en los cuentos. ¿Están en consonancia con la filosofía coeducadora o por el contrario tienden a reproducir una y otra vez los estereotipos de género?

Qué debemos analizar en los cuentos infantiles:

Características de los personajes:

  • Número de personajes femeninos y masculinos.
  • Hombres, Niños, Ancianos…
  • Mujeres, Niñas, Ancianas…
  • Sexo de los protagonistas del cuento.
  • Importancia de los personajes según tengan un papel de protagonista único, compartido, papel secundario o de relleno.

Ocio o actividades lúdicas:

  • Qué nº de actividades lúdicas realizan los niños y las niñas.
  • Qué tipo de actividades de otro tipo realizan los niños y las niñas.
  • Qué actividades de ocio realizan los hombres y mujeres y porcentaje.

Profesiones o tareas que realizan:

Hombres, Mujeres, Niños, Niñas…

Qué valores y actitudes representan:

Hombres, Mujeres, Niñas, Niños…

A través de ellos el niño y la niña perciben sensaciones, vivencias, aprendizajes, así como lo que se espera de él o ella, tanto a nivel personal como profesional.

Este tipo de análisis nos permitirá conocer el modelo que se esta transmitiendo en los cuentos infantiles.

Por lo general en los cuentos tradicionales nos encontraremos que el sexo femenino se ve desfavorecido. Así la niña, al coger un cuento, tardará en encontrar un personaje femenino: cuando lo encuentra, observa que protagoniza un papel estereotipado e insignificante, captando el mensaje: “las mujeres no son miembros de la sociedad tan importantes como los hombres” o bien “la mujer está al servicio del hombre”. Este mensaje perjudica la imagen de la niña, ya que le llevará a infravalorar su propia persona, asumiéndolo de tal forma que ella con el tiempo, se convierte en agente reproductor de los prejuicios existentes en la sociedad.

Esto se puede evitar si junto con los niños se analizan los cuentos tradicionales de la biblioteca, evidenciando los rasgos discriminatorios entre los dos sexos de sus imágenes o contenidos.

También se pueden y deben utilizar cuentos alternativos (no sexistas), cada vez más numerosos en nuestras librerías, para hacer evidente al alumnado  y a nuestros hijos e hijas, que tanto niños como niñas pueden realizar las mismas acciones, y poseer iguales destrezas, capacidades y valores. 

Algunas actividades para realizar a partir de la lectura de cuentos tradicionales:

  • Contar los cuentos populares invirtiendo los papeles correspondientes a cada sexo.
  • Dar soluciones alternativas a las situaciones de los cuentos:

Si tú fueras por el bosque te encontrarás con el lobo qué harías?

Cuando la madrastra de Blanca Nieves le dio la manzana… ¿qué habrías hecho? o ¿Qué hubiera pasado si Blanca Nieves denuncia a su madrastra a la policía?

¿Qué habría pasado si Caperucita hubiese sido un niño?

  • Representación:

– Invirtiendo los personajes

– Con soluciones alternativas

– Inventando nuevos sucesos

– Modificando el final…

Cualquier propuesta será válida, ya que el cuento es un completo recurso educativo de que disponemos tanto las familias como el profesorado para ayudarnos a la educación de nuestros niñas y niños.

 

Familias lectoras.

Con esta Colección “Familias Lectoras”, la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía quiere ofrecer a la comunidad educativa algunas hfamilias lectoraserramientas que faciliten la cooperación entre las familias y la escuela en la tarea común de desarrollar el hábito lector, y, por tanto, mejorar la competencia en comunicación lingüística de nuestros niños, niñas y jóvenes.

Así el primer cuaderno pone de manifiesto que “el entorno familiar y social donde crecen los niños, donde afianzan sus gustos y pensamientos, incide de modo sobresaliente, también en el campo de la lectura, en sus logros y en sus deficiencias”.
En el segundo cuaderno se marcan unas pautas a propósito de la lectura: “nuestro objetivo prioritario debe ser convertir el libro en un objeto cotidiano con el que el niño conviva a diario y que asuma como parte de su existencia”.
En el siguiente título se indica que “probablemente quien como padre o madre quiere saber algo más sobre “Leer en la adolescencia” lo que espera es un puñado de títulos que puedan estimular, desarrollar la afición de sus adolescentes a la lectura”. Por eso la autora presenta unas líneas de lecturas que pueden ser de gran utilidad a la hora de adquirir un libro, sea en el formato que sea.
La nuevas alfabetizaciones y su desmitificación se tratan en el cuaderno cuarto. “Efectivamente hay peligros en la red y no hemos de desdeñarlos, pero son tantas las posibilidades que quizás sería mejor adentrarnos de la mano de nuestros hijos y ellos de la nuestra en ese mundo imaginario que divierte y enseña”. Así, la autora nos dirige a unos enlaces informativos muy interesantes.
Si pasamos al cuaderno quinto, entramos en la socialización de la lectura: “Cuando dos o más personas -Club de lectores comparten y disfrutan bellos textos, se crean vínculos y se construye sentido”.

No puede faltar la biblioteca escolar –cuaderno número seis– “que se posiciona hoy como entorno de encuentro entre la cultura digital y la cultura impresa, en un lugar vivo de experiencias lectoras y aprendizaje”.
En el cuaderno número siete se destaca que “la literatura infantil y juvenil, además de hacernos disfrutar, de emocionarnos, de conmovernos, de arrancarnos carcajadas, ayuda a enfrentarse con situaciones nuevas y favorece la empatía”.
Llegamos a la comprensión lectora en el cuaderno número ocho. A las “10 excusas para no leer” y al “decálogo de cómo odiar leer”, se responde con “ahora sí, pautas para leer”, de extraordinaria ayuda.
¡Y los temidos videojuegos! Están también presentes en esta colección -número nueve– y se nos comenta que “el uso de videojuegos educativos en las aulas, y como refuerzo educativo en las casas, permite mejorar la motivación del alumnado y la cantidad
de tiempo que dedica a aprender”
En el último cuaderno, en relación con las TIC, el autor nos dice “tenemos que acompañar a nuestros hijos e hijas en el proceso de inmersión en la lectura y en las TIC, que permiten trabajar un aspecto de la comunicación olvidado frecuentemente: la oralidad”.
Colección Familias lectoras

Junta de Andalucía. Consejería de Educación