Guía para Familias

Queridas familias ,os adjuntamos un enlace con una Guía para madres y padres, con algunos consejos prácticos que os pueden ayudar en la hermosa tarea de educar a vuestros hijos e hijas.

Estos son los temas que os podeis encontrar:

1. ESGuia de padres HORA DE APRENDER
Preparar el aprendizaje
Programa de estimulación

2. ¿QUIÉN ERES?
Identidad/Autoestima

3. ¿ESTÁS SEGURO?
Confianza/Seguridad

4. ¿TE ATREVES?
Autonomía/Responsabilidad

5. ¿QUÉ QUIERES ?Automotivación /Generosidad

6. ¡ORGANÍZATE!
Orden/Organización

7. ¡SUPÉRATE!
Constancia/Esfuerzo

8. ¡TODO BAJO CONTROL!
Pautas de comportamiento/Autocontrol

9. ¡TÚ PRIMERO!
Respeto/Urbanidad

10. ¿CONECTADOS?
Interactuar/Prever

11. ¿CÓMO DICES?
Expresar/Comunicar

12. ¿ENTRE TODOS?
Compañerismo y compartir
Convivir

Guia de padres

Día del Amor y de la Amistad.

“La amistad es el más perfecto de los sentimientos, pues es el más libre, el más puro y el más profundo”. Lacordaire.

Se  ha celebrado el muy instaurado y comercial “Día del Amor y la Amistad”. Sería interesante quitarle la parte comercial a este día invitando a las y los lectores de esta columna a reflexionar sobre el concepto de amistad y la forma en que la vivimos mujeres y hombres.

amistadLa amistad es el vínculo más universal que existe, la establecemos todas las personas por diferentes que seamos: cultura, edad, condición social, raza, ideología y orientación sexual y afectiva.

A diferencia del vínculo amoroso de pareja, es una unión que nos acompaña a lo largo de toda nuestra vida.

Las relaciones de amistad tienen su origen en dos de las necesidades básicas, la de amor y la de pertenencia, estableciéndose en diferentes contextos y situaciones, como por ejemplo: donde vivimos, estudiamos, trabajamos, en reuniones y fiestas, a veces hasta en el café al que vamos con frecuencia, a través de otras amistades, y actualmente incluso por las redes sociales.

Existe amistad entre niñas y niñas, niñas y niños, en las y los adolescentes, las personas adultas y las y los adultos mayores. Se establece entre mujeres y hombres, sólo entre mujeres, sólo entre hombres, e incluso se habla de la existencia de la amistad entre seres humanos y animales, de ahí el dicho de que “el perro es el mejor amigo del ser humano”.

Un ejemplo de que la amistad traspasa edades, razas y posiciones sociales nos lo muestra la cinta “El chofer y la señora Daisy”, que nos enseña cómo se va construyendo un profundo nexo entre personas de diferente raza, religión, edad, posición socio económica y diferente sexo.

La amistad tiene por sí misma la capacidad de borrar las diferencias de raza, cultura, edad, creencia, orientación sexual y afectiva, incluso puede estar presente en otro tipo de vínculos como los paterno y materno filiales o los de pareja, aunque podríamos decir que es tan autónoma que no depende de ninguno de ellos para establecerse, sin embargo, sí complementa y enriquece otro tipo de relaciones.

Maravillosamente es la más gratuita y libre de todas las relaciones que somos capaces de establecer, es una elección no fundamentada en vínculos familiares o de vecindad, se establece a partir de afinidades o diferencias que se complementan.

Aristóteles decía de la amistad que “se constituye como una de las necesidades más apremiantes de la vida y que es un bien del que nadie se quiere ver desprovisto, aunque se poseyeran el resto de los demás bienes”.

La amistad es una relación que se basa en la afectividad, la libre elección y la reciprocidad en valores como: la incondicionalidad, la lealtad, la solidaridad, el amor, la sinceridad, el respeto, el compromiso, la sororidad, el cuidado, la diversión y el buen trato.

La palabra amistad proviene del latín “amicitia”, y ésta a su vez viene de “amicus” que se traduce como “amigo”, mientras que “amicus” proviene de “amare” que significa “amar”, por lo que existen diferentes niveles de profundidad y compenetración en las amistades.

Sigue leyendo

La resilencia

¿Cómo enfrenta la gente los eventos difíciles que cambian su vida? ¿Cómo reacciona a eventos traumáticos, como la muerte de un ser querido, la pérdida del trabajo, una enfermedad difícil, un ataque terrorista y otras situaciones catastróficas?

Generalmente, las personas logran adaptarse con el tiempo a las situaciones que cambian dramáticamente su vida y que aumentan su estado de tensión. ¿Qué les permite adaptarse? Es importante haber desarrollado resiliencia, la capacidad para adaptarse y superar la adversidad. Ésta se aprende en un proceso que requiere tiempo y esfuerzo y que compromete a las personas a realizar una serie de pasos.

¿Que és?

La resiliencia es el proceso de adaptarse bien a la adversidad, a un trauma, tragedia, amenaza, o fuentes de tensión significativas, como problemas familiares o de relaciones personales, problemas serios de salud o situaciones estresantes del trabajo o financieras. Significa “rebotar” de una experiencia difícil, como si uno fuera una bola o un resorte.

La investigación ha demostrado que la resiliencia es ordinaria, no extraordinaria. La gente comúnmente demuestra resiliencia. Un ejemplo es la respuesta de las personas en los Estados Unidos a los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 y sus esfuerzos individuales para reconstruir sus vidas.

Ser resiliente no quiere decir que la persona no experimenta dificultades o angustias. El dolor emocional y la tristeza son comunes en las personas que han sufrido grandes adversidades o traumas en sus vidas. De hecho, el camino hacia la resiliencia probablemente está lleno de obstáculos que afectan nuestro estado emocional.
La resiliencia no es una característica que la gente tiene o no tiene. Incluye conductas, pensamientos y acciones que pueden ser aprendidas y desarrolladas por cualquier persona.

Factores

Una combinación de factores contribuye a desarrollar la resiliencia. Muchos estudios demuestran que uno de los factores más importantes en la resiliencia es tener relaciones de cariño y apoyo dentro y fuera de la familia. Relaciones que emanan amor y confianza, que proveen modelos a seguir, y que ofrecen estímulos y seguridad, contribuyen a afirmar la resiliencia de la persona.

Otros factores asociados a la resiliencia son:

  • La capacidad para hacer planes realistas y seguir los pasos necesarios para llevarlos a cabo.
  • Una visión positiva de sí mismos, y confianza en sus fortalezas y habilidades.
  • Destrezas en la comunicación y en la solución de problemas.
  • La capacidad para manejar sentimientos e impulsos fuertes.

Diez formas de construir resilencia

Establezca relaciones

Es importante establecer buenas relaciones con familiares cercanos, amistades y otras personas importantes en su vida.

Evite ver las crisis como obstáculos insuperables

Usted no puede evitar que ocurran eventos que producen mucha tensión, pero si puede cambiar la manera como los interpreta y reacciona ante ellos. Trate de mirar más allá del presente y piense que en el futuro las cosas mejorarán. Observe si hay alguna forma sutil en que se sienta mejor, mientras se enfrenta a las situaciones difíciles.

Acepte que el cambio es parte de la vida

Es posible que como resultado de una situación adversa no le sea posible alcanzar ciertas metas. Aceptar las circunstancias que no puede cambiar le puede ayudar a enfocarse en las circunstancias que si puede alterar.

Muévase hacia sus metas

Desarrolle algunas metas realistas. Aunque le parezca que es un logro pequeño.

Lleve a cabo acciones decisivas

En situaciones adversas, actúe de la mejor manera que pueda. Llevar a cabo acciones decisivas es mejor que ignorar los problemas y las tensiones, y desear que desaparezcan.

Busque oportunidades para descubrirse a sí mismo/a

Muchas veces como resultado de su lucha contra la adversidad, las personas pueden aprender algo sobre sí mismas y sentir que han crecido de alguna forma a nivel personal.

Cultive una visión positiva de sí mismo

Desarrollar la confianza en su capacidad para resolver problemas y confiar en sus instintos, ayuda a construir la resiliencia.

Mantenga las cosas en perspectiva

Aun cuando se enfrente a eventos muy dolorosos, trate de considerar la situación que le causa tensión en un contexto más amplio, y mantenga una perspectiva a largo plazo. Evite agrandar el evento fuera de su proporción.

Nunca pierda la esperanza

Una visión optimista le permite esperar que ocurran cosas buenas en su vida. Trate de visualizar lo que quiere en vez de preocuparse por lo que teme.

Cuide de sí mismo

Preste atención a sus necesidades y deseos. Interésese en actividades que disfrute y encuentre relajantes. Ejercítese regularmente. Cuidar de si mismo le ayuda a mantener su mente y cuerpo listos para enfrentarse a situaciones que requieren resiliencia.

La clave es identificar actividades que podrían ayudarle a construir una estrategia personal para desarrollar la resiliencia.

Continuar con su viaje

La información ofrecida  no debe usarse como substituto del cuidado profesional de salud general y de salud mental, o de la consulta a estos profesionales. Las personas que consideran que necesitan o que se beneficiarían de ese cuidado deben consultar un psicólogo u otros profesionales licenciados de la salud general y salud mental.

American Psychological Association